Receta de galletas de mantequilla

La receta de las galletas de mantequilla es una de las más simples y a la vez el resultado es de los más satisfactorios, puedes conseguir en poco tiempo unas galletas muy ricas y no podrás parar de comer una tras otra.

Para realizar esta receta se necesitan muy pocos ingredientes y además es fácil que los tengamos todos en casa a la hora de hacer estas galletas, así que no hay que preocuparse por comprar algún ingrediente específico. Los ingredientes son:

  • 250 g de harina
  • 125 g de azúcar
  • 125 g de mantequilla
  • 40 g de leche
  • 1 yema de huevo
  • Una pizca de sal

verás los ingredientes son muy básicos y prácticamente todo el mundo los tiene siempre en su cocina, es importante recordar que la mantequilla, los huevos y la leche han de estar a temperatura ambiente por tanto sácalos de la nevera antes de iniciar el proceso de hacer las galletas.

Receta de galletas de mantequilla

Una vez que tenemos todos los ingredientes podemos comenzar a hacer la masa de las galletas, para ello utiliza un bol bastante amplio que te permita tener movilidad, puesto que vamos a tener que remover y batir, y además donde quepan todos los ingredientes. Vamos a comenzar a contarte los pasos a seguir para conseguir estas fantásticas galletas de mantequilla:

  1. En primer lugar introducimos en el bol la mantequilla y el azúcar, lo removemos bien hasta que se unan en una masa, para ello usamos unas varillas, si las tienes eléctricas mejor que mejor porque tardarás menos tiempo.
  2. A continuación vertemos en el bol la leche y seguimos batiendo y mezclando.
  3. Después añade la yema de huevo usando las varillas batimos y el resultado debe ser una masa homogénea.
  4. El siguiente paso es introducir la harina en el bol para seguir mezclando los ingredientes y formar la masa definitiva. Para evitar posibles grumos antes de añadir la harina en el bol, tamízala, es decir, vas echando poco a poco en otro recipiente la harina colándola con un colador. Una vez que tengas la harina tamizada añádela en el bol junto con la masa que ya tenemos y sigue batiendo con las varillas. El resultado ha de ser una masa compacta, homogénea y algo pegajosa.
  5. Ya tenemos la masa de nuestras galletas así que casi estamos listos para hornearlas, pero antes de darles forma e introducirlas en el horno tienes que amasarlas primero. Como hemos apuntado antes la masa es un poco pegajosa y para amasarla necesitamos que no se nos pegue en las manos para ello utilizamos un poco de harina. Con las manos amasamos durante unos minutos y haz una bola con la masa, si te resulta más cómodo o tienes poco espacio para estirar la masa, haz dos.
  6. Cuando tenemos nuestra masa en forma de bola, con la ayuda de un rodillo, estiramos la masa, no la estires de manera que te quede demasiado fina, puesto que luego tenemos que dar forma a las galletas. Tapamos con film transparente y dejamos reposar durante una hora en el frigorífico.
  7. Cuando haya transcurrido el tiempo de reposo de la masa, ponemos el horno a precalentar a 180ºC.
  8.  Sacamos la masa del frigorífico y vamos a trabajarla para dar forma a las galletas, estiramos la masa hasta que tenga unos 5 mm de grosor, vamos como medio dedo, porque si son demasiado finas, se nos van a quemar probablemente, y si son demasiado gruesas no se van a cocinar por dentro. Por tanto calcula medio dedo y estira la masa, en cualquier caso la experiencia te va a ir diciendo como debe ser exactamente el grosor que debes utilizar.
  9. Cuando tengamos la masa estirada solo queda utilizar algún molde para galletas para ir cortando la masa, ponemos un papel de horno en la bandeja y vamos poniendo las galletas que vamos cortando sobre ella.
  10. Cuando el horno esté a 180ºC introduce la bandeja con las galletas durante unos 15 minutos aproximadamente, no todos los hornos son iguales así que te recomiendo que pasados 10 minutos vayas vigilando como se van horneando. Para saber si ya están listas observa que por los lados tendrán un color más tostado y por el centro dorado.
  11. Cuando veas que ya están listas sácalas del horno y déjalas enfriar en una rejilla.

De esta manera tan sencilla es posible hacer unas galletas de mantequilla deliciosas, además si tienes hijos se prestan mucho a que te ayuden y poder pasar un rato divertido en la cocina amasando y moldeando las galletas a su gusto.

Esta receta es la manera tradicional de hacerla pero si tienes algún robot de cocina como la Thermomix, los ingredientes son los mismos solo que has de introducirlos todos en este orden, harina, azúcar, mantequilla, leche, yema de huevo y la pizca de sal, programas 20 segundos velocidad 4, que es la de batir y ya tienes lista la masa, el resto de pasos son iguales. Espero que disfrutes de estas deliciosas galletas de mantequilla muchas veces.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *